Jueves, 02 de Octubre de 2014 - 03:27 h

Enlace de interés

Palillo y las carpas

3/04/2013 00:17 Leer el artículo completo en: Excélsior - Portada

Las carpas. Rodeadas de algodones de azúcar, gaznates y merengues rosas, así como del humor de los habitantes, ácido o dulce, ante los comentarios de los artistas… ¡Toda una tradición en el añorado México del ayer! En la columna del pasado lunes le hablaba de tres cómicos que fueron muy famosos gracias a las carpas, pero vea usted el fenómeno de este tipo de espectáculos que, sin haber televisión, esos artistas regaron su fama no sólo en las barriadas de nuestra ciudad, sino de todo México. No podemos hablar de la carpa sin mencionar uno de los fenómenos que emergieron de este tipo de espectáculos y me refiero a Jesús Martínez Palillo, a quien se le conoce como El rey de las carpas. Oriundo de Guadalajara, Palillo únicamente trabajó en las carpas, jamás le interesó estar en otro tipo de escenario o medio electrónico, sino estar en contacto con la gente. Se hizo famoso por su fuerte crítica hacia la política y porque la censura le impidió externar más la problemática social, pero aún así su picardía y valor, específicamente, lo encumbraron a decir lo que otros callaban. Eso le trajo fama y más cuando era detenido en plena actuación por la policía. Era un personaje fabuloso, su timbre de voz, expresión y forma de decir las cosas, fueron los que le dieron la fama y la identificación de muchos y diferentes sectores de la sociedad. Le menciono algunos de sus calificativos más pintorescos: ¡Méndigos pulpos chupeteadores, poca lucha! y qué tal este texto: "De nombre arcángel, de apellido teutón, nombrado presidente y de oficio: ¡ladrón!". O éste, espero que nadie se ofenda, que es muy actual; aunque estamos hablando de un personaje que murió hace casi 19 años y tiene quizá más de 30 años de haber dicho esto en alguna carpa de México: "¡Porque desde que se fundó el PRI se fundó la corrupción, el despotismo, el amiguismo, el influyentismo, el trinquete, los sablazos, los impuestos criminales y anticonstitucionales, el maldito IVA, medio metro y sin saliva..!", así era Palillo. Si no lo había escuchado, ahora podrá darse cuenta de la crítica política tan abierta que hacía, eso era lo que ayudaba a que la gente, el pueblo, las masas, la clase popular, estuviera siempre apoyándolo y a su lado. Otra manera de expresarnos, que tenemos en México, es el doble sentido y, sin temor a equivocarme, éste nació en las carpas. Los actores utilizaban un lenguaje cargado de albures y doble sentido con el que se podían propasar, sin ofender a nadie o por lo menos no era tan directo. Las carpas tuvieron su momento de gloria. Por desgracia, así como llegaron, así se fueron. ¿Por qué? Por la simple y sencilla razón de que otro tipo de espectáculos llegaron y llamaron la atención de la sociedad, quedando todo en el olvido, en la historia de aquel México. Hay un dicho del cómico que emergió de las carpas, Mario Moreno Cantinflas, que dice: "Hay momentos en la vida que son verdaderamente momentáneos". Esta frase le va perfecto a la vida de las carpas y es que estamos hablando de un género del espectáculo que surge en un periodo entre la primera y segunda guerra mundiales, la intervención norteamericana, la crisis de 1929, y fueron los sucesos que alimentaron los textos que repetían los grandes cómicos de las carpas en México. Fue toda una época, un acontecimiento, espectáculos únicos en el mundo, un género creado por los mexicanos y para los mexicanos. Nos leemos el próximo viernes. ¡Que tenga un feliz miércoles!Columnista: Víctor M TolosaVideo: Send to NewsML Feed: 0

Busca en nuestro archivo

L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
             

Siguenos también en: Google News