Sábado, 25 de Octubre de 2014 - 06:58 h

lainformacion.mx

Justicia

Enlace de interés

Detalles pueden frenar la reforma migratoria

15/02/2013 07:08 Leer el artículo completo en: Excélsior - Portada

CIUDAD DE MÉXICO, 15 de febrero.- La propuesta de una reforma migratoria en Estados Unidos parece tener consenso, pero el ex embajador de México en Washington, Arturo Sarukhán, advirtió que "el diablo está en los detalles" ante las reservas de líderes republicanos a las demandas del presidente Barack Obama.De hecho, aunque parece haber un amplio consenso en torno a la necesidad de reformar las leyes migratorias estadunidenses, hay muy importantes divergencias en los detalles y varios influyentes republicanos se han pronunciado por una formulación menos general que la propuesta por los demócratas y grupos proinmigrantes.Los problemas van de la definición de seguridad fronteriza a la cantidad de visas para trabajadores no-especializados, de la necesidad de una ley general o varias legislaciones más pequeñas sobre aspectos específicos."Esos detalles serán determinantes de la negociación y el diseño de la iniciativa de ley que previsiblemente arrancará en el Senado", comentó Sarukhán a Excélsior.La precisión del ex embajador fue paralela a formulaciones del presidente (Speaker) de la Cámara baja, el diputado republicano John Boehner, que se dijo en favor de una reforma migratoria, pero advirtió que tomará tiempo.De hecho, la minoría republicana en la Camara alta puede aparecer como más favorable a la reforma que la mayoría republicana en la Cámara baja, que al margen de poder usar procedimientos legislativos refleja igualmente la profunda ambigüedad de la derecha conservadora respecto al tema migratorio.Así, a nadie extrañó que el diputado Lamar Smith, un conservador anti-indocumentados que hasta el año pasado presidió el Comité Judicial de la Cámara de Representantes, demandara que su partido evite "la trampa migratoria" y en concreto "el plan de Obama y los liberales demócratas para legalizar a toda persona que esté en el país ilegalmente".Pero varios analistas, incluso Ezra Klein de The Washington Post, estimaron que, pese a su abierto respaldo, el presidente Obama trata de evitar que la legislación quede "atada" a su nombre. "Al mantenerse lejos, al menos de momento, el gobierno de Obama facilita que los republicanos se mantengan cerca".De acuerdo con Smith, que hace varios años formó el Caucus antimigración, "algunos alegan que la forma en que los republicanos hablen de migración ahuyenta a los votantes hispanos. Lamentablemente tienen razón. Pero la respuesta es discutir migración de forma distinta, no dar amnistía a millones de personas que se hallan ilegalmente en el país."El eventual debate en las cámaras, especialmente entre los diputados, determinará el destino de la legislación.En ese marco, por ejemplo de la problemática que aguarda a los promotores de la reforma, están los problemas para definir la seguridad fronteriza y su vinculación como condicionamiento a la idea de legalización y ciudadanía para indocumentados.El senador Marco Rubio, el principal portavoz republicano en favor de la reforma migratoria, señaló el miércoles que el tema de seguridad debe ser satisfecho antes de permitir la legalización y que, de no ocurrir, sería imposible un acuerdo entre legisladores de los dos partidos.La Casa Blanca declinó ayer determinar si el presidente Obama apoyaría la vinculación entre una mayor seguridad fronteriza y el camino a la legalización.Pero un creciente número de expertos se pregunta sobre cómo sería posible determinar la seguridad fronteriza. "Nunca ha sido claro", subrayó Eric Olson, director asociado del programa Latinoamericano del Centro Wilson, una organización de análisis en Washington.Otro problema inmediato se enfrenta en torno a la situación de los indocumentados en Estados Unidos y lo que el propio presidente Obama definió como "ir al final de la cola" detrás de quienes iniciaron sus trámites y esperan legalmente.Algunos republicanos, como Smith, están en contra de la opción de ciudadanía para los indocumentados. "Legalizar a todos envía el mensaje equivocado", indicó.Pero la analista promigrantes Maribel Hastings se preguntó "¿debe la nación crear una subclase permanente de trabajadores que ofrezcan mano de obra barata sin tener acceso a la opción de aspirar a la ciudadanía con todos los derechos que eso supone, incluyendo votar? La respuesta es que no". Panetta, dolido por la negligencia legislativaEnfrentado a un duro proceso de confirmación de su sucesor, el secretario de Defensa, Leon Panetta, se dijo dolido y preocupado por la política estadunidense y arremetió contra un Congreso sumido en la inoperancia.En su última rueda de prensa como jefe del Pentágono, Leon Panetta, de 74 años, expuso, a modo de testamento político, su opinión sobre la inoperancia del Congreso y la actitud confrontativa que paraliza la vida política estadunidense."Los miembros del Congreso deben comprender que han sido elegidos para proteger al pueblo, y no para hacerlo sufrir", dijo Panetta, que fue también representante en la Cámara baja durante 17 años."Yo espero que con un poco de suerte, ellos recuerden cuánto trabajaron para encontrar una solución", agregó.Durante su discurso de despedida en el Senado, donde también ocupó un curul durante 28 años, el nuevo secretario de Estado, John Kerry, compartió esta visión lamentando que el Senado "priorice la inacción por encima de la valentía".Leon Panetta, que reiteró su deseo de retirarse a su granja de Monterey en California, no sabe cuándo exactamente pasará el mando: más de un mes después de haber sido nominado por el presidente, su sucesor Chuck Hagel no ha sido confirmado por el Senado.Tras la aparición del movimiento ultraconservador Tea Party, la búsqueda tradicional de acuerdos es historia pasada.En la primera votación para nominar a Hagel, Ted Cruz, estrella del Tea Party, dijo que la nominación de Hagel aumentaría los riesgos de guerra y sugirió que podría haber recibido "financiamiento directo o indirecto de fuentes extranjeras".Panetta dijo al respecto que "hay límites que están ahí para que el sistema funcione, los límites que imponen el respeto mutuo y la cortesía. Lo que nosotros mostramos es demasiada maldad".Tags: Barack Obamareforma migratoriaSend to NewsML Feed: 0Contenidos Relacionados: Obama condena 'juego republicano' en confirmación de HagelDe manos de Panetta, Hillary recibe máximo honor civil del PentágonoPanetta deplora recortes al Departamento de DefensaAutor : José Carreño Figueras y AFPImágen Principal: Imagen portada grande: Video: 

Busca en nuestro archivo

L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
             

Siguenos también en: Google News