Jueves, 24 de Abril de 2014 - 07:43 h

Enlace de interés

El centenario Ejército mexicano y su institucionalidad

1/03/2013 01:13 Leer el artículo completo en: Excélsior - Portada

Hace un siglo nació la Fuerza Armada para servir con lealtad y patriotismo al Estado mexicano. Fue en 1913 cuando Venustiano Carranza, entonces gobernador de Coahuila, convocó al pueblo de México para integrar el Ejército Constitucionalista como la respuesta patriótica ante la ruptura del orden democrático, cuya expresión más dolorosa fue el cobarde asesinato del presidente Francisco I. Madero y del vicepresidente José María Pino Suárez.El sostenimiento del orden constitucional es el axioma que estableció la génesis de nuestro actual Ejército; fuerza emanada del pueblo en armas, para contribuir a la estabilidad de la nación.Así, nació el Ejército mexicano, enarbolando las banderas de la legalidad, la libertad y la democracia. Un Ejército con características bien definidas: lealtad irrestricta, disciplina inquebrantable y estructura que le diera presencia territorial para garantizar el orden del país.Esta pretensión de sólidos valores y perfil axiológico sentó las bases para la fundación de uno de los principales bastiones de la ideología castrense mexicana: la institucionalidad."El Ejército mexicano, el pilar más sólido de la seguridad nacional", cumple cabalmente con las misiones que le exige la Constitución y le impone la ley orgánica vigente: defender la integridad, la independencia y la soberanía de la nación; garantizar la seguridad interior; auxiliar a la población civil en caso de necesidades públicas; realizar acciones cívicas y obras sociales que tiendan al progreso del país y, en caso de desastre, ayudar para el mantenimiento del orden, auxilio de personas y bienes y reconstrucción de zonas afectadas.A un siglo de su conformación, nuestras Fuerzas Armadas se mantienen como una institución confiable para la población. La milicia en México, a partir de la llegada al poder de civiles, ha estado al margen de actividades políticas, y esta es una de las principales razones por las que el Ejército es, sin lugar a dudas, una de las instituciones con mayor credibilidad y legitimidad entre la población. La realidad es que siete de cada diez mexicanos muestran su confianza hacia el Ejército mexicano y las Fuerzas Armadas.Los cien años de historia confirman a nuestro Ejército como una institución armada y surgida del pueblo, identificada con sus aspiraciones y dedicada a servirle. No debemos olvidar que una buena política de seguridad pública se traduce en libertad, tranquilidad y paz, es decir, armonía social.El desarrollo del país en el último siglo no se explica sin la lealtad y contribución de nuestras Fuerzas Armadas; no se entiende sin su presencia en toda la República. En estas prioridades, el respeto a los derechos humanos sigue siendo el precepto que tutela el íntegro actuar del soldado de México con la sociedad.El Ejército mexicano es una institución conformada en la arquitectura constitucional que ha brindado certeza social, jurídica y democrática a nuestro país, derechos que imponen hoy la obligación a los mexicanos de otorgar a las Fuerzas Armadas la certidumbre jurídica que exige su cotidiano quehacer.                * Ex subprocurador general de la República y catedrático de la Universidad Anáhuac, México Norte                fpr_enlinea@hotmail.com                @fpr_enlineaColumnista: Federico Ponce RojasVideo: 

Busca en nuestro archivo

L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        
             

Siguenos también en: Google News